GOBIERNO DA RESPUESTA CONTUNDENTE CIDH.

El Ministerio de Relaciones Exteriores (Mirex) catalogó de “injustos e inoportunos” los comentarios emitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) acerca de la deportación de embarazadas haitianas en condición migratoria irregular en República Dominicana.

Por medio de un comunicado, las autoridades expresaron que el Gobierno dominicano respeta el principio de no devolución (non-refoulement) en el sentido de no deportar a individuos que corren el peligro de ser sometidos a torturas, tratos crueles, persecución política u otras violaciones graves a sus derechos humanos, en razón de su raza, credo, opinión política, nacionalidad, etc.

“Sin embargo, consideramos que dicho principio no aplica en el presente caso ya que no se trata de perseguidos políticos, miembros de una minoría étnica o religiosa, ni un grupo político particular”, agrega el texto en que se establece además que República Dominicana no tiene responsabilidad alguna ante la situación de pobreza, desigualdad e inseguridad generalizadas que vive el país vecino.

Asimismo, instaron a los miembros de la CIDH a que consulten con el Estado dominicano las situaciones particulares de las que tenga conocimiento y que puedan generarle dudas; pues las autoridades se encuentran dispuestas a suministrarle las informaciones necesarias y así “evitar descontextualizaciones ante la opinión pública”.

Aunque se han registrado al menos cuatro casos de mujeres que han entrado en labores de parto al momento de ser trasladadas al centro para migrantes ubicado en Haina, el Mirex aseguró que no existe evidencia de que la denuncia sobre un caso en el que una mujer haitiana fue supuestamente deportada después de dar a luz y separada de su bebé sea cierta.

“En todo caso, la Dirección General de Migración mantiene un protocolo para los migrantes vulnerables, como es el caso de las mujeres embarazadas, en el que se garantiza la seguridad, la integridad y la salud de las personas”, indicaron al respecto.

El comunicado finaliza destacando que no habrá solución dominicana a los problemas haitianos.

“Ante la incapacidad del Gobierno haitiano para resolver las necesidades básicas de su población y la inexcusable ausencia de la comunidad internacional en ese sentido, República Dominicana manifiesta su más enérgico rechazo a la irresponsable pretensión de colocar la solución de los problemas haitianos sobre los hombros dominicanos”, reiteró el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El Gobierno dominicano reafirma su compromiso con el derecho internacional general y americano y, en particular, con la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los demás tratados en la materia ratificados por el país.

Sin embargo, ante la incapacidad del Gobierno haitiano para resolver las necesidades básicas de su población y la inexcusable ausencia de la comunidad internacional en ese sentido, República Dominicana manifiesta su más enérgico rechazo a la irresponsable pretensión de colocar la solución de los problemas haitianos sobre los hombros dominicanos. Nunca habrá una solución dominicana a la situación haitiana».  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *