ADP BUSCA AUMENTO SALARIAL.

La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) inició este viernes una serie de movilizaciones en busca de un aumento salarial y el cumplimiento de otras demandas en favor del magisterio.

La concentración de los maestros en las afueras de los distritos educativos mermó la asistencia de estudiantes en las aulas.

Sin embargo, en escuelas como la República Dominicana, la San Rafael y en el Liceo Manolo Tavárez Justo suspendieron completamente la docencia.

Además de un incremento de salarios, los educadores también están exigiendo  mejoras en la ARS Semma y en la educación para niños, niñas y adolescentes, así como el completivo de tandas, el programa de Prepara, el pago de licencias y la instalación del tribunal de la carrera docente.

Asimismo, piden más incentivos y una evaluación del desempeño en jubilados y pensionados.

Las clases también podrían suspenderse el próximo miércoles, ya que el sindicato de profesores tiene previsto llevar sus reclamos a las regionales del Ministerio de Educación (Minerd).

Debido a la situación que atraviesa el Estado, Julissa Hernández, viceministra de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Educación, entiende que este no es el momento para subir el salario de los maestros.

Durante una entrevista en el programa Despierta con CDN, la funcionaria declaró que el convenio firmado con la institución que agrupa a estos profesionales, establece que el aumento en las remuneraciones está sujeto a la situación económica del país.

Subrayó que pese a que todavía no ha sido aplicado, existe una conversación con las autoridades del gremio, con quienes se han reunido cuatro veces y mantienen 10 mesas conjuntas de trabajo.

Resaltó que las protestas de los profesores son violatorias de derecho, en especial en este año, donde intentan trabajar todo el material que se interrumpió con la entrada de la pandemia del covid-19.

“A pesar del gran esfuerzo que hicimos y sabemos que se logró mucho, teníamos un currículo priorizado, una serie de contenidos no se trabajaron. Es un año escolar que tiene doble desafío, la normalidad y la nivelación”, expresó Hernández.

La organización World Vision instó a los educadores a reflexionar, al destacar que la suspensión de la docencia no se justifica porque es un daño a la niñez y atenta contra el derecho a la formación académica como lo dispone la Ley Orgánica de Educación 66-97.

En un comunicado, el organismo internacional recordó que los infantes y los jóvenes aún no se recuperan de las consecuencias negativas de la crisis sanitaria que impactó el desarrollo de su aprendizaje integral, por lo que la paralización de las clases lacera el futuro de este grupo poblacional.

Bianny Matos, asesora nacional de Educación de la institución, afirmó que en estos momentos es inadmisible que se produzcan este tipo de convocatorias.

“Desde World Vision República Dominicana abogamos porque se priorice la educación y se superponga a los intereses políticos, particulares o de cualquier otra índole, además de que sean desatados los nudos que paralizan el sistema educativo y su buen funcionamiento”, expuso.

Recordó que el país sigue con malas calificaciones en indicadores importantes de la educación, como en la lectura, donde según las evaluaciones Diagnósticas Nacionales realizadas en el año 2018, solamente el 12.2 por ciento de los estudiantes de tercer grado es capaz de leer con fluidez y comprender lo que lee, y apenas el 4.1 por ciento de los de sexto de primaria alcanza niveles satisfactorios en matemáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.